Consejos de Arnau de Vilanova para conservar la memoria

Banquete medieval
Banquete medieval
Banquete medievalCarne de cerdo (Tacuinum-Sanitatis, siglo XV)

Arnau de Vilanova, prestigioso médico de Pedro el Grande, Alfonso III y Jaume II, acuño estas recomendaciones en el siglo XIV.

Arnau de Vilanova, médico de Pedro el Grande, Alfonso III y Jaume II, y uno de los más prestigiosos de la Edad Media, acuño en el siglo XIV varios aforismos para beneficiar la memoría:

"En primer lugar, todo exceso de frío exterior destruye la memoria, y principalmente el frío nocturno por mala cobertura de la cabeza. El calor intenso o muy grande destruye y mata la memoria.

El exceso o superfluidad de comida o bebida perjudica mucho a la memoria. El uso o ingestión de cosas muy cálidas, como ajos, o cebollas, o porros, o queso, o legumbres, mucho daña a la virtud memorial.

El uso de frutos fríos y húmedos, como melocotones, cerezas y otras cosas crudas, matan la memoria.

Las médulas o cerebros de carnero comidos a menudo, por su propiedad, dañan la memoria y la corrompen.

Beber mucho vino o agua muy fríos disminuyen el calor natural del cuerpo y, en consecuencia, dañan y debilitan la memoria. Beber después de comer, mientras se hace la digestión, cesa la cocción o cocimiento, por lo que se perjudica la cabeza y la memoria.

La ociosidad o reposo adormecen el calor natural, reteniendo y ajustando las superfluidades y, por eso, daña la memoria. Demasiado dormir y demasiado velar dañan la cabeza y la memoria. Dormir inmediatamente después de comer, antes de que la vianda haya alcanzado el fondo del vientre, corrompe y castiga mucho la memoria.

Dormir con los pies calzados, principalmente con zapatos, envejece la memoria".

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies