La conquista de Dénia

La conquista de Dénia
La conquista de Dénia
La conquista de DéniaCastillo de DéniaCastillo de DéniaCastillo de Dénia

El noble Pedro Ximénez Carroz, en 1244, simuló la retirada de sus tropas para sorprender a la población y conquistar la ciudad.

En 1244, tras la rendición del castillo de Bairén (en Gandía) el rey moro Zayyan, recluido en Dénia, decidió negociar con los cristianos y envió mensajeros para que se entrevistasen con Pedro Ximénez Carroz, un noble de origen germánico que había participado en la conquista de Mallorca y al que Jaume I le había concedido el castillo y la villa de Rebollet.

El noble, desconfiando de las promesas de rendición efectuadas por Zayyan, marchó hacia Dénia con un contingente de almogávares y acampó a las faldas del Mongó donde levantó un castillo (Orimbroi, hoy desaparecido) y una ermita consagrada a San Nicolás. Viendo que la ciudad finalmente se resistía y que era de difícil conquista, elaboró una estratagema. El noble simuló una retirada de su ejército y dejó una partida de almogávares en la retaguardia.

Zayyan, viendo que los cristianos abandonaban el sitio, decidió auxiliar las posiciones exteriores de la ciudad y salió con sus tropas. Los almogávares aprovecharon la ocasión para atacar a los moros fuera de su fortaleza. Carroz, que estaba pendiente de esta acción, regresó rápidamente con su ejército y tras una dura y sangrienta batalla conquistó el castillo y la ciudad.

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies