Ermita de los Santos de Piedra, Abdón y Senén

Ermita de los Santos de Piedra, Abdón y Senén
Ermita de los Santos de Piedra, Abdón y Senén
Ermita de los Santos de Piedra, Abdón y SenénErmita de los Santos de Piedra, Abdón y SenénErmita de los Santos de Piedra, Abdón y Senén

Buen acceso en coche: Vía asfaltadaVista panorámicaPaisajePicnic

La población de Biar es rica en antiguas ermitas medievales, construidas prácticamente todas en el siglo XIII, siguiendo las técnicas constructivas de las iglesias de reconquista, con una sola nave de reducidas dimensiones.

La ermita de los Santos de Piedra, ordenada construir por Jaume I en el lugar donde se instaló el monarca para asediar la ciudad, está a un kilómetro del pueblo, cerca del acueducto medieval. Esta ermita está emplazada en una pequeña loma a las afueras del pueblo, concretamente en la carretera de Bañeres y data del siglo XIII. La ermita se construyó en el lugar del primer campamento de Jaume I de 1244 desde desde el que se planeó el asedio y conquista de Biar.

La ermita es de tipo gótico de conquista, es de planta rectangular y nave única con un anexo lateral. La cubierta es a dos aguas con vigas de madera sobre dos arcos diafragma apuntados. El exterior está estucado después de la última restauración de 1997 y en la fachada a los pies de la nave destaca una espadaña para un campanario. En el interior hay un arco gótico y tiene un poyo o banco corrido que rodea todo el perímetro. En la ermita se venera a los Santos de la Piedra Abdón y Senen, que se celebra el 30 de julio.

La devoción de estos dos santos se inició en la ciudad francesa de Arlés para proteger las cosechas de las inclemencias del tiempo que después se extendió por todo el área catalana-aragonesa a través de las conquistas cristianas. La iconografía de los santos de la Piedra es idéntica a los murales del siglo IV en el cementerio romano de Ponciano: túnica corta, capa roja y diadema en la cabeza. Está emparentada con las otras dos ermitas de Biar (ermita del Rosser y ermita de Santa Lucía) y con la de Cocentaina.

 

Inscripción en el interior con el siguiente texto: "Esta Ermita la fundó el Rey Jaime de Aragón en la reconquista de esta villa. La renovó Miguel Bellod".

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies