Castillo de Peñíscola

Castillo de Peñíscola
Castillo de Peñíscola
Castillo de PeñíscolaCastillo de PeñíscolaCastillo de PeñíscolaCastillo de PeñíscolaCastillo de PeñíscolaCastillo de PeñíscolaCastillo de PeñíscolaCastillo de Peñíscola

El enclave tuvo un frustrado asedio en 1225 por parte de un joven Jaume I que fue traicionado por sus nobles.

Acceso a pieBuen acceso en coche: Vía asfaltadaVista panorámicaPago por entrada
 

El castillo de Peñíscola está construido sobre la zona más elevada del peñón, a 64 metros sobre el nivel del mar. En el siglo XII, los musulmanes construyeron un puesto fortificado en donde hoy se alza el castillo que los templarios modificaron entre 1294 y 1307, siguiendo el estilo de los construidos por la orden en Tierra Santa. Benedicto XIII, conocido como el Papa Luna, realizó con posterioridad pequeñas reformas para transformarlo en palacio papal.

Este castillo fue testigo de uno de los episodios más duros para el rey Jaume I, puesto que en 1225, su primer asedio se vio frustrado por la traición de los nobles que acompañaron al monarca. Éstos le habían aconsejado emprender la conquista de Peñíscola a sabiendas de que era una plaza inexpugnable, para así desprestigiar al monarca y hacerle parecer débil. Jaume I, que contaba tan solo con 17 años, no supo ver el engaño de sus supuestos aliados, por lo que finalmente tuvo que levantar el asedio fracasando en la conquista.

Sin embargo, apenas un año después y totalmente recuperado su poder y condición, Jaume I conquistaba el castillo de Peñíscola, en un claro golpe de afirmación de su autoridad real.

Durante la Guerra de la Independencia, a principios del siglo XIX, el recinto perdió casi una cuarta parte de su superficie a causa de los bombardeos.

Las distintas dependencias de la fortaleza van dando muestra de la imponente construcción: el abovedado Cuerpo de Guardia, la austera Basílica de los Templarios (después Basílica Pontificia, donde reposaron durante algún tiempo los restos del Papa Luna), las caballerizas, el salón del trono, el salón del cónclave, el estudio con ventanas al mar, las habitaciones pontificias, las mazmorras, etc.

Del conjunto hay que destacar la torre del homenaje, denominada del Papa Luna, de planta cuadrada, con una escalera interior y un pasadizo subterráneo que desciende hasta el mar, cuya construcción en una sola noche es atribuida por las leyendas al cartaginés Aníbal.

 

Del 16 de octubre al domingo de Ramos de 10:30 a 17:30 h.
Del domingo de Ramos al 15 de octubre de 9:30 a 21:30 h.
El Castillo cierra los días: 1 de enero, 9 de septiembre, 9 de octubre y 25 de diciembre.

Adultos: 3.50€.
Mayores de 60 años: 2.50€.
Grupos de 30 personas adultas o más, cada una: 2.50€.
Minúsvalidos: Exentos.
Niños menores de 10 años, acompañados: Exentos.

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies