Muralla de Sant Mateu

Muralla de Sant Mateu
Muralla de Sant Mateu
Muralla de Sant MateuMuralla de Sant MateuMuralla de Sant MateuMuralla de Sant MateuMuralla de Sant MateuMuralla de Sant MateuMuralla de Sant MateuMuralla de Sant Mateu

Buen acceso en coche: Vía asfaltada

Las murallas de la ciudad medieval rodeaban todo el recinto existiendo constancia de su existencia hacia finales del siglo XIII. Cuando la villa pasó la Orden de Montesa, la ciudad inició un resurgimiento y un proceso de reconstrucción urbana. Se ensanchan las calles y se edifican palacios.

La guerra de los dos Pedros hizo que la ciudad se protegiese mejor con unas murallas más sólidas, con una altura mediana de 6 metros, incluidas las almenas. La muralla tenía ocho portales de acceso a la población: el de Xert, el de Barcelona, el del Boveral, el de la Bedella, el de Santo Domingo, el de Morella, el de Albocàsser y el de Valencia.

La ciudad perdió probablemente las murallas hacia el siglo XVII, fecha en la que se tienen las últimas constancias de su existencia. De esta fortificación ha permanecido un tramo que va desde el puente de Santo Domingo y hasta el portal de Xert.

Los restos mejor conservados, así como de las torres que la defendían, se encuentran cerca de la iglesia de San Pedro. La puerta de Barcelona conservó su arco hasta 1918.

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies