Castillo de Dénia

Buen acceso en coche: Vía asfaltadaVista panorámicaPago por entradaPicnic

Avda. del Cid- Calle San Francisco

Dénia

 966.420.656

 

Construido por los musulmanes en el siglo XI sobre estructuras de épocas anteriores, el castillo de Dénia constaba de dos recintos: la alcazaba (residencia real del gobernador) y la albacara (espacio para refugio de la población).

La importancia del castillo y de su ciudad en la época musulmana fue  tal que en 1015, las Baleares, Cerdeña y Dénia, formaron una unidad política que mantuvo en vilo al Mediterráneo Occidental. El geógrafo árabe Al Idrisi, en el siglo XII,  daba fé de su fortaleza: “estaba defendida por fuerte castillo y muralla, que por el lado oriental se prolongaba hasta el mar con mucho arte e inteligencia”.

Ya en época de Jaume I, en 1244, tras la rendición del castillo de Bairén (en Gandía) el rey moro Zayyan, recluido en Dénia, decidió negociar con los cristianos y envió mensajeros para que se entrevistasen con Pedro Ximénez Carroz, un noble de origen germánico que había participado en la conquista de Mallorca y al que Jaume I le había concedido el castillo y la villa de Rebollet.

El noble, desconfiando de las promesas de rendición efectuadas por Zayyan, marchó hacia Dénia con un contingente de almogávares y acampó a las faldas del Mongó donde levantó un castillo (Orimbroi, hoy desaparecido) y una ermita consagrada a San Nicolás. Viendo que la ciudad finalmente se resistía y que era de difícil conquista elaboró una estratagema. El noble simuló una retirada de su ejército y dejó una partida de almogávares en la retaguardia.

Zayyan, viendo que los cristianos abandonaban el sitio, decidió auxiliar las posiciones exteriores de la ciudad y salió con sus tropas. Los almogávares aprovecharon la ocasión para atacar a los moros fuera de su fortaleza.

Carroz, que estaba pendiente de esta acción, regresó rápidamente con su ejército y tras una dura y sangrienta batalla conquistó el castillo y la ciudad.

Desde ese momento, el castillo  quedó como centro del poder cristiano en un término poblado mayoritariamente por musulmanes.

En el año 1304, Jaime II obligó a los habitantes de Dénia a trasladarse al recinto amurallado, constituyéndose la Vila Vella que perdurará como núcleo urbano hasta la Guerra de Sucesión.

La fortaleza, que estuvo en uso durante varios siglos, llegó en un avanzado estado de ruina al siglo XIX, por lo que debió rendirse a las tropas francesas tras la invasión napoleónica.

Aunque se ha conservado una buena parte de la estructura medieval, el recinto exterior ha sufrido varias etapas constructivas hasta el siglo XIX. De la zona fortificada podemos destacar la torre del Consell, del siglo XV, la torre del Mig, del siglo XII, y los restos del palacio del Gobernador, situado en la parte alta, elevados sobre la antigua alcazaba y el posterior palacio residencial del marqués de Dénia.

De las numerosas puertas que servían de acceso al castillo se pueden destacar la del portal de la Vila, de época árabe, de los siglos XII y XIII y la de los Reyes o del Socorro.

El castillo goza de una situación privilegiada que permite tener una amplia visión sobre la costa y los alrededores. Su recinto permite un dilatado y tranquilo paseo por los diversos espacios que recorren su interior.

 

 

Noviembre - marzo: 10.00h-18.00h
Abril - mayo: 10.00h-19.00h
Junio: 10.00h-21.00h
01 Julio a 15 septiembre: 10.00h-20.30h. (Horario nocturno hasta las 00.30h excepto días de conciertos de Música al Castell)
16 al 30 septiembre: 10.00h-20.00h
Octubre: 10.00h-18.30h

Adultos 3€
Niños1€ (de 8 a 16 años)
Jubilados y pensionistas 2€
Estudiantes 2€
Grupos (Mínimo 10 personas) 2€

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies