Castillo de Sagunto

Buen acceso en coche: Vía asfaltadaVista panorámica

El castillo de Sagunto es de origen romano. Ocupa la gran extensión del cerro que domina la población y en éste se superponen diversas fases y estilos arquitectónicos.

Totalmente amurallada, esta fortaleza tiene vestigios romanos, visigóticos, árabes, cristianos y modificaciones de siglos posteriores, coincidiendo con acontecimientos bélicos. Su perímetro coincide con el de la época islámica.

El castillo se divide en siete recintos: la plaza de Almenara, denominada Saluquia por los árabes (con aljibes, pavimentos romanos y construcciones de distintas épocas), la plaza de Armas o de Santa María Magdalena (núcleo central del castillo, con restos del foro romano, templos y columnas), la plaza de la Conejera (que formaba parte de la albacara de los árabes), la plaza de la Ciudadela (en la parte más alta), la plaza del Espolón o del Dos de Mayo (en honor a la defensa de los saguntinos ante las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia), la de San Fernando y la de Estudiantes o de San Pedro.

El castillo tenía un estudiado sistema de aprovisionamiento de agua y cada uno de los recintos tenía su propio aljibe, alguno de procedencia romana. Durante la época medieval la actividad del castillo se concentraba en dos núcleos. El primero, formado por la plaza de Armas y la de Almenara, y el segundo que se ubicaba al otro lado, en la actual plaza del Dos de Mayo. Desde ambos lugares partía la muralla que envolvía la ciudad.

 

Invierno:
Martes a sábados de 10 a 18 h.
Domingos y festivos de 10 a 14 h.

Verano:
Martes a sábados de 10 a 20 h.
Domingos y festivos de 10 a 14 h.
Cerrado 1 de enero y 25 de diciembre.
              

Entrada gratuita

 

Enlaces de interés

Castillo de Sagunto - rutas por su historia

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies