Muralla de Culla

Buen acceso en coche: Vía asfaltada

En la Ronda de Sant Roc podemos hacernos una idea de cómo era Culla en la Edad Media. Ahí se conservan parte de sus torreones y murallas que se ensamblan con casas que aprovecharon su estructura para edificarse.

Algunas de éstas aprovecharon las piedras del castillo derruido en el siglo XIX tras las Guerras Carlistas. En esta parte de la ciudad se observan tres torres de planta semicircular, adosadas a la muralla, que tenían la función de reforzar los lienzos como punto de vigilancia y defensa. El recinto amurallado de Culla tenia tres puertas de entrada: el Portal de la Font (Calle Abadía), el Portellás (entrada a carrer Pla) y la Porta Nova, único acceso antiguo que queda en pie.

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies