Monasterio de Santa María de la Valldigna

Buen acceso en coche: Vía asfaltada

 962.811.636

 

El monasterio de Santa María nace de una concesión otorgada por Jaume II en 1298 a la abadía cisterciense de Santes Creus (Tarragona), por la que recibe las tierras del entonces valle de Alfàndec para la fundación de un monasterio. Trece monjes constituyeron la primera comunidad que se instaló y cuya orden mantuvo la propiedad hasta la desamortización de 1835, momento en el que el recinto queda abandonado.

El acceso principal al monasterio, protegido íntegramente por murallas, se efectúa a través del Portal Nou o Puerta Real, construido en el siglo XIV, durante el gobierno del abad Arnau de Aranyó, cuyos escudos están colocados encima de la puerta junto al central de la corona de Aragón. Al lado de las torres de acceso está la capilla de la Virgen de Gracia, del siglo XVII con reformas del XVIII. Este templo era usado por los monjes para los actos litúrgicos con la población.

En su interior está la iglesia, que sufrió diversas modificaciones. El primitivo templo fue reconstruido en 1396 tras los desperfectos ocasionados durante un terremoto que asoló la zona. Otro nuevo temblor de tierra, esta vez en 1644, provocó la reconstrucción de estilo barroco que ha llegado hasta nuestros días.

Alrededor de claustro, del que quedan escasos restos, se articulaban las diversas dependencias: el refectorio, la cocina, la sala capitular, el dormitorio y el escritorio, además de la iglesia.

La sala capitular, del siglo XV, mandada construir por el entonces abad Rodrigo Borgia, después papa Alejandro VI, es uno de los espacios mejor conservados. Es de planta rectangular, rematada de almenas, con techo de bóveda de crucería, en el que destaca el trono del abad. Las ménsulas de las que arrancan los arcos de la bóveda están decorados con símbolos de los evangelistas: el toro, el león, el águila y el ángel.

Fuera del recinto claustral estaba el palacio del abad, obra de los siglos XIV y XV, destinado a la recepción de personalidades que visitaban el monasterio.

 

Invierno: de 9 a 15 y de 16 a 18 h.
De junio a septiembre de 9 a 14 y de 17 a 20 h.

Entrada gratuita

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies