Monasterio de Benifassà

Buen acceso en coche: Vía asfaltadaVista panorámicaPaisaje

Ctra. La Senia – Pobla Benifassa Km.5 (Molí L’Abad)

12599 - La Pobla de Benifassà

 977.576.259

 

La fundación del Monasterio de Benifassà ha sido ligada a un hecho de la vida de Jaume I, citado por los historiadores para describir su carácter enérgico. Se trata del la orden que dictó el monarca de cortarle la lengua a su confesor y obispo Berenguer de Castellbisbal en 1246. Esta despiadada acción fue motivada por un desliz del eclesiástico que informó a Roma de las relaciones extramaritales que el monarca mantenía con Teresa Gil de Vidaura.

Esta información le había llegado a través del sacramento de la confesión. Así pues, Jaume I entendió que el clérigo había sobrepasado los límites del poder espiritual y desterró del reino al religioso. Sin embargo, Berenguer de Castellbisbal, fue nombrado Obispo de Girona y regresó a las tierras catalanas para ocupar su diócesis. Jaume I, al enterarse de que había sido violada la orden de expulsión, mandó apresarlo y llevarlo a su presencia. Allí le impuso la pena de cortarle la lengua.

La reacción de la Roma fue fulminante y llegó bajo la amenaza de la excomunión.  Jaume I, el cruzado peninsular, el reconquistador de tierras cristianas, no podía mantener por mucho tiempo este divorcio con la Iglesia (que constituía, además, una amenaza para el trono) y tuvo que acceder al perdón.

Entre las diversas penitencias se hallaba la de dotar económicamente al Monasterio de Benifassà de todo lo necesario para que pudiera albergar cuarenta frailes. La fundación del cenobio se había iniciado 12 años antes. Sin embargo, con esta donación, el monasterio pudo culminar su obra.

El monasterio fue construido sobre el castillo musulmán de Beni-Haza, ubicado sobre el monte Santa Escolástica, a 800 ms de altitud cerca de la población de La Pobla de Benifassà, conquistado por Alfonso II de Aragón en 1195 y donado al obispado de Tortosa. Sin embargo, Pedro II, padre de Jaume I, donó los territorios al noble catalán Guillém de Cervera que, una vez enviudado, había tomado los hábitos del Císter y cedido los derechos de su territorio a la orden en 1229.

En conflicto de intereses entre la diócesis de Tortosa y el monasterio de Poblet, al que fue a parar la donación, fue resuelta gracias a la intervención de Jaume I, que dictó la creación del monasterio en 1233, el primero de la orden en tierras valencianas.

Los primeros monjes llegaron en 1234 y ocuparon el castillo, levantando un capilla en su interior y comenzando la edificación del monasterio y sus dependencias. Este primer edificio cambió, en 1250, su antiguo emplazamiento en el castillo al lugar actual. De esta época son la muralla y la torre central. El resto se construyó entre 1264 y 1276.

El monasterio llegó a contar con iglesia y claustro, cocina, refectorio y celdas, posada y casa capitular, hospital, farmacia y herrería. De hecho, Benifassà, se había diseñado siguiendo el modelo del monasterio de Poblet.

La iglesia, de una sola nave, con crucero y ábside poligonal, es de estilo gótico, con capiteles decorados con motivos vegetales. La iluminación en el interior de la templo es muy tenue, siguiendo el estilo de las edificaciones del Císter. La primera piedra se puso en 1262 y la construcción finalizó en 1276.

En 1810, la orden fue disuelta por José Bonaparte, el monasterio quedó vacío y fue saqueado (perdiéndose el primer manuscrito de Els Furs que allí se conservaba). Con la llegada de Fernando VII en 1814 los monjes volvieron a ocuparlo. El general carlista Cabrera lo utilizó como hospital y cárcel.

El Monasterio de Santa María de Benifassà está ocupado actualmente por monjas de clausura de la Orden de San Bruno. La iglesia es la única parte del recinto abierta al público.

Declarado en 1931 monumento histórico artístico, se encuentra a unos pocos kilómetros al norte de La Pobla de Benifassá.

 

Jueves de 13 a 15 h.

 

Enlaces de interés

Ver video de Florián Yubero Cañas en Youtube

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies