Castillo de Morella

Acceso a pieBuen acceso en coche: Vía asfaltadaVista panorámicaPago por entrada

El castillo de Morella, enclavado en la gran muela que corona la ciudad, tiene vestigios de la época romana y visigoda pero fueron los árabes los que levantaron una fortaleza inexpugnable y de gran importancia durante el dominio musulmán.

Aprovechando el peñón rocoso, este enclave ha sido históricamente codiciado durante siglos y ha sido testigo de numerosos hechos de armas. Durante el dominio árabe perteneció a la Taifa de Tortosa, pasando al poder de los almorávides en 1117, siendo una de las fortalezas más importantes del Sharq al-Andalus.

Tras la reconquista cristiana por parte de las huestes de Jaume I, el castillo sufrió modificaciones en las partes más deterioradas, aunque fueron Pedro IV, a mediados del siglo XIV, y Martín el Humano, durante el siglo XV, quienes reformaron y reforzaron su estructura en forma de elipse.

El castillo ha tenido como protagonistas a ilustres personajes de la historia como El Cid (1084), Jaume I (1232), San Vicente Ferrer, Fernando de Antequera, el Papa Luna (en 1414) y, ya más posteriormente, el general Cabrera (1838).

El recorrido por su recinto nos lleva por distintos enclaves:
- La primera puerta de acceso al castillo, la Porta de la Barbacana.
- Porta Ferrisa (puerta por la que la tradición cuenta que Blasco de Alagón entró en el castillo en 1232).
- La segunda puerta del castillo (también llamada Barbacana junto a la cual había un cuerpo de guardia. Conjunto edificado durante la primera guerra carlista).
- El Cuerpo de Guardia.
- La entrada principal (obra del siglo XV) es un cuerpo de guardia en forma de torre. En su frontal está el escudo del pretendiente carlista y el año de su construcción.
- El Aljibe del castillo.
- El Palacio del Gobernador.
- El Horno.
- Los alojamientos de tropa.
- La Torre de La Pardala (torre del siglo XIII-XIV con acceso ojival que toma el nombre de la patriota morellana "La pardala", ajusticiada en 1811).
- El Calabozo del Cacho.
- El Polvorín.
- La puerta de acceso al Matxo (un tunel con bóveda de piedra sin trabajar, con restos de la época romana, árabe y medieval).
- La Torre Celoquia (torre del homenaje del castillo) donde se instaló Jaume I en señal de dominio sobre la ciudad, y que fue destruida en 1813. En el sótano de esta torre existió, desde 1352, una capilla dedicada a Santa Bárbara y a Santa Magdalena.
- El Pabellón de Oficiales (construido en el año 1859), que sirvió de prisión para el general carlista Ortega antes de su trasladado a Tortosa para ser fusilado.
- La Plaza de Armas (a 1.070 metros sobre el nivel de mar; en cuya parte central hay un aljibe de época romana con brocal medieval).

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies