Futuros itinerarios:
Calvià - Ruta de Illes Balears -

Playa de Santa Ponça

El poblamiento de la comarca donde se ubica Calvià se remonta a la Prehistoria, período que ha legado numerosos vestigios en su territorio, entre los que cabe destacar el poblado talayótico del Puig de sa Morisca, el navetiforme Alemany, el Turó de ses Abelles, o la cueva de Son Boronat, entre otros numerosos yacimientos arqueológicos.

La conquista romana y posterior romanización de Mallorca ha dejado en Calvià el testimonio de una villa rural, Sa Mesquida. Después de un período sin apenas vestigios históricos, a partir del 903 el dominio islámico de Mallorca supuso el impulso del poblamiento rural del territorio de Calviá entorno a diversas explotaciones agrarias –alquerías y rafales– que, posteriormente, ya en época cristiana, se convertirían en predios.

La conquista de Mallorca por Jaume I el Conquistador en 1229 significó un giro copernicano en el rumbo histórico de la isla, que entra en la órbita de la Cristiandad occidental. Calvià es el escenario del desembarco de las tropas catalano-aragonesas en la ensenada de Santa Ponça, acontecimiento histórico cuyos recuerdos jalonan su territorio y que hoy rememoran la Cruz del Desembarco, la Capilla de la Piedra Sagrada y la Cruz de los Montcada.

Poco tiempo después de la Conquista se erigió la primitiva iglesia de Sant Joan Baptista de Calvià, patrón del municipio, que aparece ya documentada en una bula papal del año 1248 y a partir de la cual se iría desarrollando el núcleo urbano que conformaría el pueblo de Calvia.

A raíz de la dominación cristiana, Calvià fue poblándose de colonos mayormente venidos de Cataluña, si bien el territorio se dividió en grandes propiedades o predios (llamados en Mallorca «possessions»), en gran parte en manos de la nobleza residente en la capital (Ciutat de Mallorques), dominios que perdurarían hasta mediados del siglo XX. A causa de esta concentración de la propiedad, el grueso de los habitantes de Calvià se vió abocado progresivamente a la condición de simples jornaleros.

A finales de la Edad Media, Calvià participó en la convulsión ocasionada por la llamada Revolta Forana (1450), que enfrentó a los payeses y a los habitantes de la ciudad. Ya en el siglo XVI, también fue escenario de las Germanías (1522-153), revuelta de las clases populares ciudadanas aliadas con los habitantes de la Part Forana contra el dominio de las clases privilegiadas. La victoria de estas últimas supuso la consolidación definitiva de la gran propiedad en Calvià.

Durante el siglo XVI y parte del XVII las extensas costas de Calvià fueron frecuentemente escenario de las incursiones y razias de los piratas procedentes del norte de África. Quedan aún numerosos vestigios de este azote en forma de torres de defensa, distribuidas a lo largo del litoral de Calviá (la Torre de Illetes, la Torre Nova, la Torre des Moro, el Castellot de Santa Ponça...), torres que formaban parte del sistema defensivo que se extendía por toda la costa mallorquina.

Las tierras de Calvià fueron ensangrentadas en estos siglos por el fenómeno histórico del bandolerismo, favorecido por la escasa población y la orografía montañosa del territorio.

Hacia principios del siglo XVII se irá conformando Es Capdellà, el segundo núcleo histórico de población del término municipal hasta la llegada del turismo.

Ya en la segunda mitad del siglo XIX, la pobreza del municipio y las dificultades de subsistencia de sus habitantes convirtieron Calviá en una comarca de fuerte impulso migratorio, sobre todo hacia las Américas, principalmente a Cuba.

En el siglo XX, con la llegada del turismo a finales de los años 50 y especialmente en los años 60, el panorama histórico de Calvià dio un vuelco y, de territorio de escaso poblamiento, con una sociedad rural y empobrecida, pasó a convertirse en uno de los destinos turísticos más importantes de Europa,

Fuente: Ayuntamiento de Calvià

 

La crónica de Jaume I

“El primer lugar que hallaron propio para nuestro objeto fue uno llamado Santa Ponça, en el cual habia una colina cerca de la mar, ocupada la cual, aunque no fuese más que por quinientos hombres, no se perderia ya tan fácilmente, antes al contrario, por tal medio podía arribar con toda seguridad nuestra armada” (cap. 59).

 

Datos de interés

Habitantes: 49.580

Altitud: 154 m

Fiestas

- Fiestas de Sant Antoni y Sant Sebastià (17 y 20 de enero)
- Pancaritat  y Diumenge de l'Àngel  (después de las fiestas de Semana Santa)
- Sant Joan, patrón del municipio (24 de junio)
- Sant Jaume  (25 de julio)
- Festes del rei En Jaume (septiembre)

Qué comprar

Frutas y verduras, licores, ensaimadas, artesanía y embutidos.

Qué comer

Frito mallorquín (frit mallorquí), sopas mallorquinas, tumbet, lomo con col o con esclata-sangs (variedad más sabrosa que el rovellón encontrado en la Península Ibérica), y berenjenas rellenas.
Arròs brut, pa amb oli, embutidos: sobrasada, butifarrón, camaiot y blanquet, entre otros.
Porcella asada, trempó (especie de ensalada) que se elabora con tomate, cebolla y pimiento verde.
Ensaimadas, empanadas, crespells y unas empanadas conocidas como robiols, coca de trempó y cocarrois.

Oficina de Turismo de Magaluf

Av. Magaluf, 22 
Magaluf
07181 Calvià

☎ 971.131.126
https://visitcalvia.org/
omtmagaluf@calvia.com

Oficina de Turismo de Peguera

C/ Ratolí, 1
Peguera
07160 Calvià

☎ 971.687.083
https://visitcalvia.org/
omtpeguera@calvia.com

Oficina de Turismo de Santa Ponça

Via Puig de Galatzó, 1
Santa Ponça
07180 Calvià

☎ 971.691.712
https://visitcalvia.org/
omtsantaponsa@calvia.com

Oficina de Turismo Palmanova

Passeig de la mar, 13.
Palmanova
0718 Calvià

☎ 971.682.365
https://visitcalvia.org/
omtpalmanova@calvia.com

Ayuntamiento de Calvià - Departamento de Turismo

C/ Ca'n Vich, 14A
07184 Calvià

☎ 971.139.100
http://www.calvia.com
turisme@calvia.com

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies